Cuál es el impacto de la inteligencia artificial en las narrativas de las marcas

LinkedIn LinkedIn
Juan Ramiro Fernández, periodista y storyteller de Youniversal, consultora especializada en investigación de mercado y tendencias, brinda tips para incorporar la Inteligencia Artificial al storytelling de las marcas.

En el pasado, marketers y creadores de contenido (esto abarca desde publicitarios a periodistas) creían tener naturalmente una especie de radar social incorporado, un sensor finamente calibrado que permitía decir lo que la gente “estaba pensando” o “estaba diciendo”.  “De esa manera, se creaban historias que podían ser el origen de un artículo periodístico o la narrativa de una marca con desayunos iluminados en tonos cálidos, perros en slow motion y tazas humeantes con café que se servía con dos manos y mangas de pullover pasando la muñeca”, relata Juan Ramiro Fernández, periodista y storyteller de Youniversal.

Hoy, la Inteligencia Artificial (IA) usa algoritmos y machine learning para analizar grandes cantidades de datos y crear contenido que imita la escritura o el diseño humano. Esto significa que el contenido generado por IA se puede adaptar al tono y estilo específicos de una marca, al mismo tiempo que se crea a un ritmo más rápido que el contenido generado por humanos y permite que cualquier persona, no solo los que poseían ese radar social, pueda crear una narrativa de marca que sea efectiva y resuene en los consumidores.

En este sentido, el especialista brinda algunos ejemplos:

The North Face: para el mercado chino, le pidió a ChatGPT 10.000 razones para “volver a la naturaleza” y utilizando ese input, se crearon pósteres utilizando MidJourney. Pueden ver la promo acá.

Lexus: se creó un algoritmo que analizó datos sobre la audiencia target de la marca y se le pidió a una IA que creara un guion especialmente diseñado para esa audiencia. El resultado es un comercial casi onírico y particular. Se puede ver acá.

En resumen, la asistencia de IA puede usarse ya sea para romper un bloqueo creativo, para generar imágenes, para hacer un video o ayudar con un guion, todo esto alimentado por datos reales de los consumidores, eliminando el “a mí me parece” o “siento que”.

Para empezar, Fernández aconseja algunas herramientas interesantes:

“¿Significa esto la muerte de la creatividad humana a la hora de generar una narrativa de marca? De ninguna manera. Nunca una herramienta “elimina” una actividad, sino que la potencia. ¿Es el momento de aprender? Sin dudas. ¿Hay que experimentar? Definitivamente”, son preguntas que hace el especialista.

Y para finalizar, reflexiona que quizás “alguna vez alguien pensó que contar historias a la noche, con la luz del fuego, iba a tener más impacto en las audiencias. Ok, no pensó exactamente eso, pero sintió algo parecido porque los humanos no cambiamos, solo cambia la forma de contar historias”.

Share.