Una obra de arte que surca los cielos: la iniciativa de Aeroméxico y el Museo Tamayo

LinkedIn LinkedIn
Un Boeing 737 MAX volará por México y más allá de sus fronteras, llevando el arte a nuevas alturas. La acción forma parte de la exposición Petrit Halilaj: RUNIK, que estará presente en el Museo Tamayo.

Aeroméxico, en alianza con el Museo Tamayo, anuncia una emocionante colaboración que fusiona el arte y la aviación para llevar color y creatividad a los cielos, en el marco de la exposición Petrit Halilaj: RUNIK. Como parte de esta valiosa contribución cultural, la aerolínea ha utilizado uno de los más modernos y eficientes aviones de la industria, un Boeing 737 MAX para llevar el arte a nuevas alturas. 

En el fuselaje de la aeronave se plasma una gallina como metáfora que invita a reflexionar sobre la libertad y el futuro sin barreras, tomando como símbolo el vuelo de los pájaros; también lleva la leyenda “¡Nga Runiku me dashni!”, que significa “¡De Runik con amor!”. La imagen ha estado presente en el avión desde el 15 de noviembre y permanecerá hasta inicios del próximo año; su primer vuelo fue en la ruta Ciudad de México – Cancún, y en los próximos días estará cubriendo rutas dentro y fuera del país. 

Aeroméxico decidió colaborar porque fomentar la cultura también contribuye a su propósito de elevar el viaje a una experiencia extraordinaria y junto con el Museo Tamayo llevará muy en alto un símbolo de libertad conectado al arte y la cultura. 

La exposición temporal Petrit Halilaj: RUNIK se podrá visitar desde el 23 de noviembre próximo hasta el 7 de abril del 2024 en las salas 1 y 2 del Museo. El objetivo de esta unión es la construcción de puentes a través del arte y en especial la vinculación con el arte contemporáneo. 

Desde una visión que ha sido impactada por los efectos de la guerra, el artista presenta su vida, sus emociones y los recuerdos infantiles que fueron marcados por la guerra en su país natal Kosovo, así como las consecuencias de los conflictos culturales y políticos de la región. A través de proyectos conformados por performance, dibujo, texto y escultura, el artista crea mundos donde la libertad, el deseo, la intimidad y la identidad son parte fundamental. Al reconocer la conexión y celebrar las distintas formas en que la libertad puede verse, su obra representa la resistencia a normas sociales y políticas opresivas. 

Halilaj ha realizado exposiciones individuales en recintos de Europa como Fries Museum (Leeuwarden), el Museo Reina Sofía (Madrid) y Tate St. Ives (Reino Unido), así como el Hammer Museum de Los Ángeles y el New Museum en Nueva York. Estudió en la Academia de Bellas Artes de Brera (Milán) y actualmente es profesor de la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de París (Francia) residiendo entre Alemania, Kosovo e Italia. 

Aeroméxico reconoce al Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) y a la Secretaría de Cultura por su apoyo a través del trabajo y los esfuerzos realizados por el Museo Tamayo. De igual manera agradece al Aeropuerto Internacional de Cancún, así como al Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR) por haber recibido el vuelo inaugural del avión que permitirá llevar el arte de Halilaj a más de 30 mil pies de altura. 

Para la aerolínea es fundamental contribuir a dejar un mejor mundo a las próximas generaciones, por ello decidió aprovechar esta oportunidad de difundir un gran mensaje, a través del arte, hacia distintas sociedades.

Share.