Uruguay pega fuerte en materia de residencia fiscal 

LinkedIn LinkedIn

El pasado jueves el Poder Ejecutivo de la República Oriental del Uruguay emitió un decreto para modificar las exigencias establecidas para obtener la residencia fiscal en el país y así seguir trabajando para atraer mayor inversión extranjera. En esta nota, Diego Vuille, socio director de VLC Consultores detalla los aspectos claves.

Los cambios van en la línea de lo que el electo presidente anunciaba en el verano pasado, previo a su asunción el 1º de marzo. “Yo primero voy por las familias, después que estén las familias, van a poder traer la plata”, había afirmado Luis Lacalle Pou.

El socio director de  VLC Consultores, Diego Vuille, detalla: “La normativa vigente previo al decreto 163/020 establecía que para obtener la residencia fiscal en Uruguay se debería cumplir alguna de las siguientes condiciones: Permanencia en el país por más de 183 días en el año civil, o que radiquen en Uruguay alguno de estos tres aspectos: El núcleo principal o la base de sus actividades, o sus intereses vitales, o que tenga intereses económicos. Con los recientes cambios establecidos, se flexibilizaron los criterios que regulan el aspecto referente a los intereses económicos”.

De acuerdo a VLC, los requisitos previos al decreto eran:  inversión en bienes inmuebles por un valor superior a  USD 1:500.000 o participación directa o indirecta en una empresa, por un valor superior USD 5:000.000, que comprenda actividades o proyectos que hayan sido declarados de interés nacional.

Los requisitos ahora son:

  • Inversión en bienes inmuebles, por un valor superior a USD 370.000, siempre que se realice a partir del 1º de julio de 2020 y se registre una presencia física efectiva en territorio uruguayo durante el año civil y por al menos 60 días.

  • Inversión directa o indirecta en una empresa por un valor superior a USD 1:500.000, siempre que se realice a partir del 1º de julio de 2020 y se generen, mínimo, 15 nuevos puestos de trabajo directo en relación de dependencia, a tiempo completo, durante el año civil.

Exoneración fiscal por 10 años – Tax holidays 

Hay que saber que, una vez obtenida la residencia fiscal en Uruguay, el nuevo residente queda incluido en el régimen tributario de los residentes del país con la opción de tributar como “no residente” por el año durante el cual se realiza el trámite y por los cinco siguientes y, por ende, conseguir la exoneración fiscal por las rentas mobiliarias obtenidas en el exterior (dividendos, intereses, etc.). “Luego de estas “vacaciones fiscales”, la persona pasa a quedar comprendida en el régimen de IRPF y tributará el 12% sobre los rendimientos” , dice Vuille.

Y luego aclara: “Al igual que la medida anunciada de flexibilización, se está trabajando en un cambio de la normativa concerniente a la exoneración, y que por medio de una Ley se aumentaría la exoneración por un período de 10 años. Entonces es de esperar que, en los próximos días, se conozca su versión y aprobación parlamentaria definitiva”.

La residencia fiscal y el CRS (Common Reporting Standard)

Para que la obtención de esta residencia fiscal tenga verdaderos efectos tributarios, debe venir acompañada de una planificación tributaria general de la persona y una mudanza real, ya que, de poco nos sirve obtener la residencia fiscal en Uruguay, si no se logra perder la calidad de residente fiscal en el país de origen.

“No perdamos de vista, y acá sí logramos un efecto importante de la residencia fiscal en Uruguay, que un residente fiscal uruguayo no va a estar sometido al envío de información financiera al exterior de la república de manera automática en el marco del CRS por sus cuentas financieras reportables”, comenta al cierre Diego. 

Compartir.