Tomás Coudures de Grow: “Hoy crear está al alcance de todos”

LinkedIn LinkedIn
El universo de la producción audiovisual está viviendo un crecimiento exponencial, de la mano de la difusión de dispositivos y conocimientos que permiten que todos seamos creadores en potencia. En esta nota, recorreremos la opinión de un experto acerca de este tema.

El realizador Tomás Coudures tiene una vasta experiencia en el mundo audiovisual. Actualmente, se desempeña como editor visual en el Content Lab del diario La Nación, es profesor en Grow, una escuela dedicada al mundo de la comunicación digital, y además tiene su propia productora, cuya obra más reciente es la serie de documentales “Bitácora Audiovisual”. En entrevista exclusiva con Insider, nos habla del poder del video en estos tiempos.

Los cambios en el consumo del video y el perfil de sus creadores

Coudures indica que -hoy- todos podemos crear: los consumidores son artífices de sus propios videos y, por lo tanto, la comunicación es bidireccional o, más aun, multidireccional. El consumo se divide en dos grandes grupos: por un lado, el que se inclina hacia el aspecto estético, porque los conocimientos sobre cómo hacer video están disponibles para que cada creador pueda explorar maneras de sorprender a su audiencia y presentar una idea de manera novedosa, como ocurre con muchos usuarios de TikTok. Y, por otro lado, además de ese “cómo” está el “qué” decir, que abarca el guion y el contenido. “Si no decís algo que esté bueno o que tenga un fundamento, se cae el discurso y deja de ser interesante” apunta Coudures, quien expresa también que, cuando ambos aspectos se conjugan, se logran productos de muy buena calidad.

Con respecto al vínculo que une a las nuevas generaciones con la creación de contenido audiovisual, Coudures opina que para ellas el video “es algo instantáneo, desechable: si ya lo hice, ya está en Instagram, en TikTok, no necesito tenerlo en el celu”. Pero el hecho de asociar al video con la inmediatez no es exclusivo de los más jóvenes, sino que se aplica a la sociedad en su conjunto. “Nos transformamos un poco en cazadores, en periodistas. Todos somos un cameraman de noticias grabando como se pueda. Y ahí dejan de importar un poco la estética y la forma, y vamos a contar una noticia porque lo importante es lo que está sucediendo en ese momento”, afirma.

“Lo que era mainstream antes, que era la tele, ahora pasó a un segundo plano”, sostiene Coudures, y continúa indicando que los canales de televisión, en su afán de adaptarse a este nuevo escenario, “les están robando audiencia a las redes. Si hoy ves un canal de tele mainstream, muchos de los que participan son influencers”. El entrevistado agrega que, no obstante, esa fórmula no siempre rinde, ya que un influencer que tiene una performance exitosa en sus redes sociales puede no alcanzar esos mismos resultados en la televisión.

La democratización de los dispositivos para filmar y los usuarios como nuevos editores

Según Coudures, el hecho de que los dispositivos para producir video ya no estén exclusivamente en manos de profesionales tiene muchas implicancias para la industria, tanto positivas como negativas. “Tenés que empezar a competir en contenido o saber venderte. La normalización del bajo recurso tira un poco para abajo toda la industria. A la vez, con pocos recursos también podés hacer cosas muy buenas, porque podés grabar con un celular, con dos luces puntuales, o irte a una locación muy linda y con el celu podés grabar algo estéticamente bueno. Entonces, hay una dualidad: me parece que se amplió el espectro”.

Tomy Coudures

“La gente puede ver algo de no tan buena calidad y lo toma si el contenido esta bueno y, por otro lado, está la tecnología para, con pocos recursos, generar ese contenido de buena calidad”, prosigue el entrevistado que admite que, si bien la tendencia de utilizar cada vez menos recursos va de cierta forma en desmedro de la industria, también -como punto positivo- abre muchos caminos en la creación digital, sobre todo en las posibilidades de edición.

Coudures subraya la importancia de tener claras las ideas y las metas en la producción de contenidos: “Lo importante es lo que pensás, o lo que querés llegar a hacer, no tanto el recurso que tenés” y, en ese sentido, indica que es fundamental comprender la lógica de las redes. “Hay que llamar mucho la atención en los primeros 2 o 3 segundos, si estás en Instagram, o 6 si estás en YouTube, me parece que el contenido va a eso”.

Grow: las nuevas tendencias y los emprendedores como productores de contenido

“Creo que hay un montón de gente haciendo cosas muy copadas y vamos a terminar en nichos, con un consumo muy chiquito. Va a haber cosas main, pero también cositas muy chicas que van a consumir esos nichos” pronostica Coudures. Con respecto a las competencias que estructuran la producción de ese tipo de contenido, el entrevistado da su opinión: “Me parece que el consumo es esencial en ese sentido. Los chicos y las generaciones que hoy tienen 20 nacieron con el video entre ceja y ceja, entonces creo que de tanto ver obviamente afinaron el ojo”.

En ese escenario, la copia también tiene su lugar, que puede ser positivo cuando se toma como inspiración para comenzar a construir un estilo personal, pero a la vez genera el riesgo de que muchos creadores resuelvan su estética de la misma manera y cada vez sea más difícil encontrar algo disruptivo. No obstante, para Coudures hay mucho que rescatar en este escenario donde el video es cada vez más protagonista: “Hay gente que hace cosas increíbles y no estudió nada. Y los propios emprendedores empezaron a crear sus marcas, porque hoy en día está al alcance de todos poder crear”.

Con relación al grupo específico que conforman los emprendedores, el entrevistado expresa que, ante la falta de dinero para tercerizar esa labor, muchos de ellos empezaron a generar su propio contenido audiovisual y a editarlo, en algunos casos con muy buenos resultados. “Ahí entra Grow. Yo doy clases de edición de video, de diseño audiovisual, hacemos workshops de cómo hacer una entrevista, o cómo iluminar un producto, con lo que tenemos en casa. Ayudamos a que esa iniciativa que tiene el emprendedor de sacar su propia foto o hacer su propio video tenga un poco de background, se fundamente.

La conclusión del entrevistado acerca de este boom del video es que “se genera un nuevo lenguaje: con las nuevas generaciones, y con los emprendedores que no sabían cómo usar un programa y empezaron a usarlo” y reconoce que, muchas veces, ese lenguaje es tomado por los realizadores que tienen una escuela más formal.

“Se generó un nuevo lenguaje en las redes y parte de ese lenguaje me parece que lo hicieron los que no tenían ni idea de cómo hacerlo. Y eso se llevó al mainstream, porque hoy vemos en la tele ese lenguaje. Me parece que está bueno usar referencias, me encanta verlas y poder darle un toque a eso. Me parece que no está mal si no es un calco, si no hacés lo mismo”, finaliza.

Una obra más reciente es la serie de documentales “Bitácora Audiovisual”.

 

Compartir.