fbpx

Argentina es el 4° país más vulnerable a ataques cibernéticos de Latinoamérica

LinkedIn LinkedIn

La empresa líder mundial en ciberseguridad presentó su reporte anual de Amenazas a la Seguridad en Internet que reveló cuáles son los países con más ataques cibernéticos y las principales amenazas online.

Symantec presentó la 24ª edición del informe anual de seguridad (ISTR), el cual analiza a 157 países y detalla los principales hallazgos alrededor de las amenazas globales, tendencias y motivaciones de los ciber delincuentes. Dentro del contexto local el informe ISTR 24 ubicó a Argentina en el cuarto puesto por segundo año consecutivo como blanco de la región, encabezada en ese ámbito por Brasil, México y Venezuela en los tres primeros lugares.

De acuerdo con el informe, Argentina continúa ocupando el 2° lugar regional en phishing y ataques por internet, 3° lugar en spam y cryptojacking, 4° lugar en Bots, y el 5° lugar en Malware, ataques a la red y Ransomware. Aunque por segundo año se encuentra en el Top 20 mundial de países amenazados por spam, este año ocupó el 19° puesto en contraste con 2017, cuando ocupaba el 8° puesto. Respecto a las principales amenazas y el lugar que ocupó Argentina dentro del podio regional, se encontró que:

Phishing, Segundo puesto a nivel regional: Ataca en Argentina en uno de cada 1.448 casos, perjudicando principalmente a la industria manufacturera (1 de cada 1.227) y a la minera (1 de cada 20.643). Una en 1.227 empresas pequeñas lo sufren.

Spam, tercer puesto a nivel regional: El promedio en Argentina es de 57,3% ataques efectivos por correo electrónico, mientras que la media mundial es del 55%. Las industrias más afectadas por esta amenaza son: manufactura (59,4%), minería (48,3%) y comercio minorista (47,2%). Las pequeñas y medianas empresas (menos de 250 empleados) son más vulnerables (59,4%) que las grandes compañías (47,2%).

Cryptojacking, tercer puesto a nivel regional: Argentina mantuvo su posición a nivel regional, ocupando el tercer puesto por segundo año consecutivo, mostrando al cryptojacking como una amenaza activa a nivel mundial. Debido a su gran facilidad de implementación, un hacker solo necesita unas pocas líneas de código para tomar el control del procesador y hacer uso de un CPU en la nube de empresas o consumidores, para extraer criptomonedas.

Bots, cuarto puesto a nivel regional: Los Bots siguen siendo las amenazas más comunes, ocupando Argentina el cuarto puesto a nivel regional. Sin embargo, en la posición global ha disminuido su lugar en el podio, pasando del 11° puesto en 2017 al 20° puesto en 2018.

Malware, quinto lugar a nivel regional: En Argentina los ataques son de 1 en 441 amenazas, afectando principalmente a la industria manufacturera (1 en 404) y a la minera (1 en 826). Una de cada 404 compañías con menos de 250 empleados, sufre un ataque.

Ransomware, quinto lugar a nivel regional: Aunque Argentina se mantiene en el 5° puesto, en los últimos años ha aumentado el interés por los ataques de Ransomware, cambiando el blanco de los ataques de los consumidores a las empresas como un target de alto valor.

Respecto al panorama global de amenazas, el ISTR 24 de Symantec reveló un nuevo y relevante actor dentro del ambiente de las amenazas de ciberseguridad, el Formjacking, ha surgido como la amenaza de vanguardia de 2018. Este tipo de ataque mostró un crecimiento exponencial, como una técnica bastante lucrativa para los ciber delincuentes a finales del año, pronosticando un posible incremento en 2019. Las medidas necesarias que incluyen la mejora en las capacidades de protección de control, visibilidad y respuesta, son altamente recomendadas en un entorno cada vez más competitivo y de mayor riesgo cibernético.

El informe sobre las amenazas a la seguridad en Internet ofrece una descripción general y un análisis de la actividad de amenazas globales en el año. El informe se basa en datos de la Red de Inteligencia Global de Symantec, la cual es usada por los analistas de Symantec para identificar, analizar y proporcionar comentarios sobre las tendencias emergentes de ataques, actividad de código malicioso, phishing y spam.

Compartir.