fbpx

La opinión de Fernando Vega Olmos sobre el retiro de Martin Sorrell y el futuro de WPP

LinkedIn LinkedIn

El fundador y CCO de The Picnic comparte su crítica opinión acerca de los gigantes de la comunicación y confiesa su deseo de verlos desmoronarse para recuperar el viejo hábito de “crear y producir grandes ideas”.

Podría decir que lo conocí bastante a Martin Sorrell  y compartí alguna de las anécdotas que lo incluyen, muchas de las cuales están muy buenas. Pero me parece más interesante pensar qué puede llegar a pasar con WPP.

Sorrell inventó el shopping mall de la industria de la comunicación. El año pasado se perdieron un billón -sí, leíste bien, un billón- de pies cuadrados en EEUU de superficie de malls, básicamente porque la gente prefiere pasear online. Ah, y comprar si da para comprar.

WPP, Wired Plastic Products, sexy nombre si los hay, empresa que hacía sunchos de plástico para supermercados, fue también el gran supermercado de la comunicación.

Hoy florecen las tiendas de barrio, y hasta Carrefour está en enormes problemas y por eso hay tantos Carrefours de barrio en tu barrio, se llaman Carrefour Express. Porque la gente prefiere comprar mejor calidad a mejor precio, mejor y más cerca. Y así podríamos seguir hasta el infinito con ejemplos de cambio de hábitos.

Qué bueno que se vuelvan a valorar las cosas que importan. Ojalá los grandes gigantes de la comunicación se desmoronen. Eso querrá decir que las marcas volverán a poner el dinero en gente que sí puede aportar una diferencia de valor real. Y volverán las grandes ideas a crearse y producirse simplemente porque habrá dinero para que esto ocurra. Y nuestra industria volverá a atraer gran talento, que es la única manera que hay de hacer cosas con potencial de convertirse en grandes cosas.

Cena en New York con el Board de WPP. Martin no estaba porque se quedó varado en Londres. Por JWT, estábamos Bob Jeffrey y yo. El presidente del Board me pregunta cuál era la principal dificultad que yo tenía para hacer mejor mi trabajo. Me salió decirle que ni idea. Nunca fui muy bueno para el mundo corporativo.

Cuando el señor me empezaba a mirar con esa cara de quién es este salame que JWT tiene como líder creativo, yo “sinapsé” y le dije que la diferencia entre fracaso y éxito era muy estrecha porque no me dejaban experimentar.

El señor me pidió que ampliara mi respuesta. Y yo le pregunté cuáles eran las mejores ideas que se habían tenido en el mundo de la comunicación en la última década. Facebook le dije, por ejemplo. ¿Por qué Facebook se le ocurrió a un chico en un dorm de universidad y no a algunos de los ciento y pico de mil empleados de WPP?

Porque el bueno de Mark no tenía nada que perder y en WPP no se podía experimentar. Es por eso que el patrimonio de Mark es de US$50 mil millones- algo menos desde hace unos días- y el de Martin sólo llega a los 500 calculo. Por eso a Mark le llevó construirlo en 12 años y a Martin, 40.

En fin, la única manera de superar un sistema obsoleto es construir un sistema que lo supere. Ojalá ahora se pueda hacer en serio. Y no te extrañe que el vivo de Martín lidere de alguna forma esta etapa que comienza.

Compartir.