Google enfrenta una demanda por monopolio en Estados Unidos

LinkedIn LinkedIn
La compañía fundada por Sergey Brin y Larry Page es blanco de una demanda presentada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que argumenta que la firma lleva a cabo acciones que violan las leyes antimonopolio de ese país.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos (DoJ), en forma conjunta con once estados de ese país, presentará una demanda civil antimonopolio contra Google —subsidiaria principal de Alphabet— debido a una presunta violación de la ley al realizar prácticas que estarían directamente orientadas a perjudicar a su competencia de manera desleal. Este tipo de situación no es nueva para Alphabet, que ya ha debido afrontar denuncias similares en Europa.

De acuerdo con la información difundida por varios medios y agencias de noticias internacionales, el fundamento de la denuncia del DoJ sería que Google abusa de su posición de poder en el mercado para imponer su motor de búsqueda frente a otros, con el fin de recaudar mayores ingresos por publicidad.

Google deberá, por lo tanto, responder a la acusación de haber celebrado acuerdos con fabricantes de teléfonos que utilizan el sistema operativo Android para preinstalar su motor de búsqueda en millones de dispositivos móviles, e incluso impedir en ciertos casos la preinstalación de otros, posicionándose así sobre sus rivales.

La denuncia llega en un momento muy especial para los Estados Unidos, ya que solo faltan días para las elecciones presidenciales de ese país, que se celebrarán el 3 de noviembre. El actual presidente, Donald Trump, se había comprometido oportunamente a investigar a las empresas sospechadas de silenciar a voces ligadas a la ideología conservadora. De hecho, fue un fiscal designado por él -William P. Barr- quien se convirtió en uno de los principales impulsores de la presentación de este caso frente a la justicia.

“La competencia en esta industria es de vital importancia, por lo que el desafío de hoy contra Google, el guardián de Internet, por violar las leyes antimonopolio es un caso monumental tanto para el Departamento de Justicia como para el pueblo estadounidense”, expresó Barr.

Por otra parte, los legisladores demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes también habían acusado recientemente a Google de violar las leyes antimonopólicas con su accionar, en un negocio que mueve cifras multimillonarias. Según lo expresado por la firma eMarketer, Google generó 34.300 millones de dólares en ingresos por búsquedas en Estados Unidos durante el 2019, y se espera que esa suma llegue a 42.500 millones de dólares en 2022.

La demanda constituye el mayor caso presentado contra la compañía en su propio país. El proceso que se inicia a partir de esta denuncia podría durar años, y generar un efecto dominó que produzca la multiplicación de demandas antimonopólicas contra empresas. El fiscal general adjunto del Departamento de Justicia, Jeffrey Rosen, expresó que esta demanda constituye “un hito, pero no un punto final”, y que el DoJ continuará investigando casos similares al de Google.

La defensa de Google

La compañía expresó, a través de un comunicado, que la decisión de los usuarios de utilizar su motor de búsqueda es voluntaria, y no producto de una imposición externa o de la ausencia de alternativas. Por lo tanto, consideran a la demanda presentada por el Departamento de Justicia como “profundamente defectuosa”, añadiendo que no ayuda en nada a los consumidores.

Desde hace años, Google ha rechazado sistemáticamente las acusaciones de violaciones de las leyes antimonopolio y se espera que presente una fuerte batalla en contra de esta demanda. La firma sostiene que, gracias a sus servicios, se benefician muchas pequeñas empresas y que, además, existe una gran competencia en el mercado de las búsquedas online.

Por otra parte, reconoce que si bien celebra acuerdos con otras compañías, destinados a posicionar sus productos por sobre los de su competencia, se trata de una práctica que no es ilegal y que es común dentro de muchos otros rubros de negocio. Además, subraya que esos acuerdos han atravesado estrictos controles antimonopolio.

En su comunicado, Google explica también cómo los usuarios pueden instalar de manera rápida y sencilla los motores de búsqueda de su competencia, de acuerdo al tipo de dispositivo que utilicen y destaca que, en los productos fabricados por Microsoft, el motor predeterminado no es el suyo sino Bing. Adicionalmente, también indican cómo cambiar el motor de búsqueda predeterminado en su propio navegador, Chrome.

La compañía hace hincapié en que vivimos en un mundo donde “puedes descargar fácilmente las aplicaciones de tu elección o cambiar la configuración predeterminada en cuestión de segundos, más rápido de lo que puedes caminar hasta otro pasillo del supermercado”, por lo que el usuario no solo tiene libertad de elección, sino que puede realizar cambios en sus dispositivos de manera sencilla y sin complicaciones, si así lo desea.

En consecuencia, sostiene Google, la demanda subestima la capacidad de los estadounidenses de descargar o eliminar aplicaciones a su voluntad, aun cuando los datos demuestran que en 2019  hubo un récord de 204 mil millones de descargas de aplicaciones.

Otro punto en el que desde Google consideran que la demanda es inexacta es en el análisis que realiza acerca de cómo realizan búsquedas en internet los habitantes de Estados Unidos, ya que afirma que la compañía compite “sólo con otros motores de búsqueda generales. Pero eso es demostrablemente incorrecto. Las personas encuentran información de muchas maneras: buscan noticias en Twitter, vuelos en Kayak y Expedia, restaurantes en OpenTable, recomendaciones en Instagram y Pinterest. Y cuando buscan comprar algo, alrededor del 60 por ciento de los estadounidenses comienzan en Amazon”.

“La ley antimonopolio estadounidense está diseñada para promover la innovación y ayudar a los consumidores, no inclinar la balanza en favor de competidores en particular ni dificultar que las personas obtengan los servicios que desean. Confiamos en que un tribunal determinará que esta demanda no cuadra ni con los hechos ni con la ley. Mientras tanto, seguimos absolutamente enfocados en brindar los servicios gratuitos que ayudan a las personas todos los días. Porque eso es lo que más importa”, expresa finalmente el comunicado, firmado por Kent Walker, vicepresidente sénior de asuntos globales y director legal de la compañía.

Compartir.