fbpx

Consumo responsable: oportunidad y desafío

LinkedIn LinkedIn

Hugo Martínez, Director Pedagógico de Colegium y experto en tecnología para la educación, comparte sus reflexiones a propósito de la importancia de educar para un consumo responsable.

Las formas de consumo se están modificando a partir de la disponibilidad de nuevos medios y canales de ofertas de servicios y productos, como también al desarrollo de nuevas prácticas que buscan agregar valor y responsabilidad al momento de adquirir bienes.

Las vitrinas son ahora mostradores digitales, en las que la variedad de productos se despliega e incrementa cada día aumentando y diversificando la oferta a través catálogos infinitos. Los precios de la tecnología bajan y la posibilidad de adquirir bienes y de renovarlos se masifica.

Ya no solo importan las especificaciones y precios, también se valora la opinión de consumidores anteriores, la reputación del proveedor respecto al cumplimiento de plazos y situaciones de pos-venta, las condiciones laborales de la cadena de trabajadores que participa en la producción y los impactos ecológicos asociados a la manufactura y despacho, entre otros aspectos.

En este contexto, formar y educar para el consumo responsable se transforma al mismo tiempo en una oportunidad y un desafío pedagógico para familias y escuelas.

Nuestros estudiantes necesitan aprender a ser consumidores responsables en el almacén del barrio y también en la tienda online. Este conocimiento se relaciona con la educación financiera, pero también con las habilidades comunicacionales, el sentido ecológico y la formación valórica que tenga el ambiente educativo y social que rodea a los estudiantes.

El punto de partida para lograr estos objetivos de aprendizaje es instalar en las mismas escuelas hábitos de consumo responsable, que consideren usos sustentables y amigables con el medio ambiente: evitar la compra de productos en envases plásticos, incorporar las comunicaciones digitales para evitar imprimir papel y priorizar proveedores que certifiquen la calidad de sus procesos.

Consumir responsablemente es un objetivo pendiente y significativo porque impacta en la vida cotidiana de familias y alumnos, enfrentar este aprendizaje como parte de los desafíos educativos de la escuela le agrega valor y pertinencia a la tarea educativa.

Compartir.