¿Qué es el Work Life Fit y qué significa para el trabajador de hoy?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Marcap y Befective presentaron el siguiente artículo sobre que habla de la convivencia entre el tiempo y espacio laboral y el personal en el mundo actual

Mucho se ha hablado del balance entre la vida personal y profesional, el work life balance es un concepto implementado en América Latina desde 2011, con el objetivo de crear beneficios dentro del entorno laboral que vayan acorde a las necesidades de todas las generaciones. Sin embargo, la irrupción de la tecnología y la conectividad ha transformado al mundo, a las personas y su forma de vida, incluido el aspecto laboral.

En una época en la que se puede llevar la oficina en la palma de la mano a través de un teléfono inteligente, las líneas entre el trabajo y el placer se desdibujan. Atrás ha quedado la ambición de una rutina con un balance preciso de empleo y familia, y los horarios de oficina de 9 a 6. El acceso y la conectividad a cualquier hora y desde cualquier lugar, suponen también un nivel de flexibilidad que ha llevado a la transformación de las formas de trabajo y a la introducción del concepto work life fit, que habla de esta convivencia entre el tiempo y espacio laboral y el personal.

Hoy las personas pueden trabajar vía remota desde su casa, su café favorito, en otra ciudad o incluso podrían hacerlo mientras viajan para conocer otros países, eso depende de los requerimientos de su cargo y las políticas corporativas de su empleador, ya que en esquemas tan abiertos, una preocupación constante suele ser la forma en que esto afecta la productividad del colaborador.

Para ello, la misma tecnología tiene soluciones a los retos que esto implica, de acuerdo con Marciano Verdi, CEO de Befective. “Los horarios de entrada y salida tienden a desaparecer, lo relevante son las metas a cumplir, las responsabilidades y las tareas. Así es como surge Befective, una herramienta que desarrollamos para ayudar a generar conciencia al interior de las organizaciones sobre la forma en la que se invierte el tiempo de trabajo, con el objetivo de mejorar la productividad de las personas desde el origen, acelerar la efectividad de las empresas y potenciar la calidad de vida de sus colaboradores, con mejores resultados y menores costos operativos”.

Las nuevas generaciones de colaboradores demandan esquemas de trabajo flexibles, por lo que las empresas han adoptado este tipo de prácticas en mayor o menor medida. Muchas reuniones dejan de ser presenciales para disfrutar del home office, los horarios son adaptables o madres y padres tienen posibilidades de trabajar medio tiempo. Este tipo de prestaciones puede elevar la motivación de pertenecer a la empresa. Según un estudio de Happinss, una base de colaboradores contentos obtiene 51% mayor retención laboral y 43% más productividad.

En su esencia, el work life fit es una versión más actual del work life balance, y sugiere quitar de la ecuación los aspectos que actúan como distractores del trabajo. Al permitir que cada persona elija dónde y cómo trabajar, se estimulan las capacidades individuales y la concentración, porque en un ambiente más favorable para ellos, su productividad se eleva.

Las empresas que adoptan este tipo de prácticas obtienen una mayor satisfacción de su equipo de colaboradores, de esta manera, la motivación de pertenecer a la compañía aumenta y produce mejores resultados. Lo anterior podría resumirse en la frase “Work smarter, not harder”, para que no sea un asunto de trabajar más horas, sino emplearlas de manera más inteligente y con un mayor nivel de eficiencia.

 

Compartir.