Destacados

    Más de 250 grandes empresas suspenden publicidad en YouTube

    Matt Brittin de Google se disculpó en nombre de la compañía durante la Adversiting Week Europe

    Las compañías retiraron sus anuncios frente a la incapacidad del gigante tecnológico de filtrar el material publicado.

    Marcas como Volkswagen, Toyota y Tesco, se sumaron durante la noche de este lunes a las más de 250 compañías que suspendieron la publicidad en YouTube, propiedad de Google.

    La salida de estas marcas se debe al hecho de varios avisos de compañías prestigiosas aparecieron junto a contenidos radicales publicados en la plataforma de videos en Internet.

    Para calmar los ánimos, Google salió a pidió perdón a sus anunciantes. Matt Brittin, presidente de la división para Europa, Medio Oriente y África de Google, se disculpó en nombre de la compañía en Londres durante la Adversiting Week Europe, después de que Heinz, L’Oréal, McDonald’s, ITV, Aviva, Marks & Spencer, Lloyds Bank, O2, RBS, BBC, Channel 4, HSBC, Royal Bank of Scotland, Audi, The Royal Mail, Domino’s Pizza, Sainsbury’s, Argos y Neutrogena, entre otras, decidieran suspender sus anuncios en YouTube.

    El Reino Unido es el mercado más grande de Google fuera de EEUU: en 2016 generó el 9% de los ingresos anuales por publicidad del gigante tecnológico, según afirma Reuters.

    “Quisiera disculparme con nuestros socios y anunciantes que pueden haber sido afectados si sus avisos aparecieron junto a contenido polémico”, dijo Brittin, quien aseguró que la tecnológica ya está progresando gracias a un aumento en la inversión destinada a mejorar las políticas de seguridad. “Nos tomamos muy en serio nuestras responsabilidades”, agregó el ejecutivo, quien por otro lado reconoció que es complicado filtrar las 400 horas de video que los usuarios suben cada minuto a YouTube.

    WPP, por ejemplo, aseguró estar estudiando con clientes y socios como Google, Facebook y Snapchat cómo evitar que las marcas sean perjudicadas por contenidos radicales y que incitan al odio. “Siempre dijimos que Google, Facebook y otras empresas tienen la misma responsabilidad que cualquier otro medio de comunicación. No pueden esconderse detrás de la fachada de la compañía tecnológica, sobre todo cuando colocan anuncios”, afirmó Martin Sorrell, fundador de la firma británica.

    Esta situación fue sacada a la luz por una investigación de The Times, que comprobó que numerosas marcas del Reino Unido terminaban vinculadas a estos videos, lo que provocó que las empresas decidan retirar de la plataforma de videos e incluso de Google, los anuncios contratados.

    Pese a los perjuicios generados por los fallos en los filtros de los contenidos, la compañía de Silicon Valley sigue manteniendo una posición de privilegio en el mundo de los anuncios digitales, al ser capaz de ofrecer grandes audiencias y de crear a la vez anuncios personalizados para los usuarios.