Insider
Destacados

    ¿Cómo vienen las expectativas económicas en Argentina?

    El Índice General de Expectativas Económicas (IGEE), que realiza mensualmente Kantar TNS, advierte una leve mejora en la percepción sobre la situación económica futura y un deterioro en las percepciones sobre el momento para la compra de bienes durables.

    “Comparando la variación interanual con febrero 2017 -que fue el mes más bajo de los últimos dos años-, el IGEE mostró un repunte positivo del 10%, que aún no logra convertirse en un impulsor de consumo”, explicó Mercedes Ruiz Barrio, investigadora senior de Kantar TNS al analizar el IGEE, que mide la percepción de la población sobre la situación económica y laboral en el país.

    El estudio también muestra que la amplia mayoría de la población espera un incremento en los precios en los próximos meses, aunque manteniéndose la situación económica personal en niveles adquisitivos similares al año anterior.

    Evolución del Índice General de Expectativas Económicas

    En líneas generales, el marco de estabilidad general –aún con mejoras interanuales en algunos componentes– los datos están por debajo de los niveles máximos obtenidos en los últimos 12 meses. Principalmente en lo que refiere a si es un buen momento para la compra de bienes durables como, por ejemplo, heladeras, lavarropas o teléfonos, que en febrero pasado se redujo dos puntos porcentuales respecto a enero de este año.

    Variación mensual e interanual de los índices

    El estudio, analizó la percepción inflacionaria de la población, que consideró mayoritariamente que llegarán aumentos generales de precios en los próximos meses. “Más de siete de cada diez entrevistados (el 73%) considera que los precios aumentarán durante el 2018, dato que marca un crecimiento respecto a los últimos dos años”, explica Ruiz Barrio.

    Expectativas sobre la evolución de los precios

    Del análisis por segmentos socio demográficos, se desprende que la percepción de que los precios aumentarán en los próximos 12 meses prevalece en todos los sectores, especialmente entre los porteños, la clase media y los adultos de 35 a 49 años.

    Los consumidores siguen mostrando cautela respecto al mediano plazo, por una mayor expectativa inflacionaria combinada con una preocupación respecto al ingreso futuro del hogar. “La situación genera una incertidumbre que se mantiene vigente más allá de la estabilidad de las expectativas generales y una visión más positiva, que posiblemente tome un rumbo más claro una vez que quede cerrado el proceso de paritarias”, finalizó Ruiz Barrio.