¿Cómo serán los shoppings del futuro?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

 J. Walter Thompson Intelligence presentó un nuevo reporte,  “2028 Retail Future”, que explora el uso de inteligencia artificial, identificación por la retina y propuestas variadas de servicios que serán las claves de estos espacios de compras que deberán cautivar a los consumidores no sólo por sus vidrieras, sino por ofrecer experiencias inolvidables

Mientras los informes nos adelantan las cualidades de las ciudades inteligentes, nos preguntamos qué pasará con los centros comerciales en 2028. Hoy ya los consumidores están en la mira de las marcas, pues se han puesto cada vez más exigentes, desde la información hasta en cómo viven y disfrutan sus lugares de recreación, con experiencias cada vez más atractivas y sin fricciones. Teniendo en cuenta estos parámetros, hay algunos shoppings que ya presentaron cómo prevén su futuro.

 Uno de los que ya tiene su plan es Westfield, mall de ventas minorista con presencia en Australia, Estados Unidos, Reino Unido, Italia y Croacia. Bajo el nombre Destination 2028, la firma dejó en claro que dentro de una década será una microciudad hiperconectada, donde las compras serán sólo una parte más, pues se incluirán servicios de wellness y tendrá espacios para desarrollar la participación ciudadana. Entre sus características más destacadas están:

 

  • El bienestar ante todo: los centros comerciales tendrán jardines sensoriales y caminos de agua que posibilitarán la relajación. Además, en los baños habrá dispositivos conectados que podrán medir el nivel de hidratación y vitaminas de quienes los consulten. Estos atributos se plantearon teniendo en cuenta que hoy los consumidores tienen a la salud como valor primordial y encaran acciones para acrecentarla o sostenerla.
  • Espacios con contenido: los malls tendrán espacios (en las tiendas y en sus salones) donde se desarrollarán cursos sobre distintas temáticas vinculadas a la alimentación y el cuidado corporal. Esto último se tiene en cuenta ya que diversas encuestas dan como resultado que los millennials se muestran dispuestos a acercarse a los shoppings si brindas estas ofertas y espacio de ejercitación.
  • Tecnología al servicio del cliente: la idea principal es que la tecnología haga menos estresante la experiencia de comprar. Así, los escáneres oculares pueden ayudar a ambas partes: vendedores y consumidores. ¿Cómo? Al visualizar la retina se podrá contar con big data de este usuario como compras anteriores, su lista de deseos de objetos del mall, estilo, talles y más.  Además, la inteligencia artificial podrá ir ordenando el tránsito de personas dentro del shopping, informando qué zonas están congestionadas o también ayudando a elegir negocios donde no haya que esperar o hacer fila para ser atendido. Al mismo tiempo, con el teléfono será posible escanear productos y obtener todos los datos sobre el mismo, desde colores disponibles, talles y precio.
Compartir.